ADELGAZAR CON ÁCIDO LINOLEICO » ¿Qué tan efectivo es?

Existen innumerables sustancias que se utilizan para reducir la masa del cuerpo, entre ellas, se usa el ácido linoleico para perder peso. Se trata de un químico el cual el cuerpo humano no sintetiza, por lo cual tiene que ser consumido mediante los alimentos o complementos.

Recientemente ha obtenido mucha popularidad, ya que con varios estudios realizados, se ha comprobado que el ácido linoleico conjugado ha favorecido a la reducción de peso en las personas objeto de estudio.

¿Qué es, y qué proporciona el ácido linoleico?

ácido linoleico para perder peso

El ácido linoleico forma parte de los ácidos grasos. Suele contenerse en la carne de animales rumiantes y en la mayoría de los productos lácteos y aceites.

Cuando se habla de ácido linoleico «conjugado» se hace referencia a la cantidad de enlaces en las moléculas. Hay indicadores que refieren, que la dieta que sigue el animal, la edad que tiene, entre otros, son elementos son determinantes de los niveles de ácido linoleico.

Posee muchos beneficios, entre los que destacan la potencia del sistema inmunológico, disminución de la presión arterial, y entre otros, se le atribuye la reducción de la grasa corporal.

¿Sirve el ácido linoleico para adelgazar?

ácido linoleico para perder peso

La popularidad del ácido linoleico para perder peso ha crecido mucho. Este se suele incluir en píldoras o en jarabes. En cada producto suele existir diversos niveles de concentraciones, por lo cual se recomienda que incluyan un 80% aproximadamente, si se quieren visualizar los efectos de este ácido en la pérdida de peso.

Básicamente el ácido linoleico conjugado, actúa en la pérdida de peso ya que se encarga de la disminución de la elaboración de depósitos de grasa en los tejidos y a su vez, los destruye. Por otra parte, entre los beneficios del ácido linoleico destacan las mejoras en el fortalecimiento y desarrollo de los músculos.

Normalmente para perder peso, las personas no solamente deben ejercitarse, deben mantener una dieta sana e incluir todos los nutrientes que necesitan para poder lograr el objetivo.

Ácido linoleico para adelgazar: estudios realizados

El uso del ácido linoleico para perder peso, es algo que se ha popularizado hace poco. Y básicamente se debe a los estudios realizados que dan fe de sus resultados. Sin embargo, este tema suele ser contradictorio, puesto que hay otros estudios que no arrojan tan buenos resultados.

Un estudio publicado en la revista Nutrition en Mayo de 2012 analiza los efectos del ácido linoleico para perder peso. Para esto, se realizó un análisis en China, en donde escogieron un total de 63 personas obesas, a las cuales les administraron aleatoriamente ácido linoleico dos veces al día durante 12 semanas.

Ante esto, las personas a quienes se les administró ácido linoleico, tuvieron una disminución de su peso corporal, sin presenciar ningún tipo de efecto adverso. Sin embargo, las cifras respecto al inicio no fueron muy significantes.

Por otro lado, otro estudio publicado en The Journal of Nutrition en Abril del 2005, se le administraron dosis de ácido linoleico a los participantes por un periodo de tiempo más prolongado (de 6 meses a 2 años). En estos resultados se observó que las personas que ingirieron ácido linoleico demostraron una pérdida de grasa corporal, frente a quienes no.

Cabe destacar que las cifras como tal, no son significativas; a diferencia de los estudios realizados en animales, en donde la pérdida de grasa corporal se evidencia más. Sin embargo, en estos estudios las personas siguen manteniendo su estilo de vida, no hacen ejercicio y comen como venían comiendo.

Conclusiones finales

ácido linoleico para perder peso

En general, el ácido linoleico ha demostrado que por sí solo ayuda a la pérdida de peso. A pesar de que no sea en cifras muy significativas, esto debe ser combinado con el ejercicio y estilo de vida sano.

Es importante además, siempre consultar primero con un médico a fin de determinar si el consumo de ácido linoleico puede ser llevado a cabo. Y además, a la primera muestra de efecto adverso, suspender su uso.