BENEFICIOS DEL ÁCIDO LINOLEICO » ¿Para qué sirve?

El ácido linoleico forma parte de los ácidos grasos poliinsaturados; siendo incluso el representante principal del omega 6. Este ácido es sumamente importante para el organismo, ya que ayuda a proporcionar energía y a mantener en buen estado el tejido muscular. Sin duda los beneficios del ácido linoleico son muchos, por eso en esta ocasión conoceremos un poco más sobre ellos.

¿Qué beneficios otorga el ácido linoleico?

Beneficios del ácido linoleico

El ácido linoleico presenta muchas propiedades que lo hacen ser uno de los ácidos más importantes para el cuerpo humano, por eso es que es necesario conocer cuáles son sus beneficios. Sin embargo, vale la pena acotar que este ácido no solo tiene un uso en la salud, sino también en la industria.

A continuación los beneficios más importantes de este ácido:

Reduce los niveles de colesterol

El ácido linoleico tiene propiedades que ayudan a mejorar la absorción de grasas, así como a reducir los adipocitos en las venas y arterias. Todo esto hace que sea muy eficaz para reducir los niveles de colesterol en la sangre e incluso ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.

Fortalece el sistema inmunológico

Uno de los beneficios del ácido linoleico más importantes es el de fortalecer el sistema inmunológico. Gracias a sus propiedades ayuda a elevar las defensas del cuerpo, protegiendo al mismo de ser atacado por algunas bacterias que causan enfermedades.

Por lo tanto, consumir alimentos que contengan ácido linoleico te ayudará a prevenir resfriados, catarros, bronquitis, u otras enfermedades que afectan las vías respiratorias.

Mejora la salud del sistema ocular

Este ácido ayuda a suavizar la presión sobre los glóbulos oculares, lo cual es muy bueno para la salud ocular en general; ya que permite mantener una mejor vista. Además, el consumo de alimentos con ácido linoleico también puede reducir el riesgo de sufrir glaucoma.

Aumenta la masa muscular

El ácido linoleico ayuda a aumentar la actividad de una enzima llamada “carnitina palmitoin transferasa”, la cual se encuentra presente en los músculos y tiene como función transportar la grasa hacia la mitocondria para que sea usada como combustible. Por lo tanto, este ácido ayuda a agilizar todo este proceso.

Sin embargo, es sumamente necesario que se practique algún tipo de ejercicio físico, ya que el mismo es indispensable para la estimulación del funcionamiento de esta enzima. Si no existe actividad física, no se tendrán los resultados esperados.

Disminuye la presión arterial

Las personas que consumen alimentos con ácido linoleico se ven ampliamente beneficiadas, en cuanto a su salud. Esto se debe a que el mismo presenta propiedades que actúan como relajantes sobre las arterias y el corazón, lo que ayuda a reducir la presión arterial.

Bueno contra la diabetes

El ácido linoleico es muy beneficioso para las personas que padecen de diabetes, ya que aparte de regular los niveles de colesterol en la sangre, también ayuda a mejorar la normalización de los niveles de glucosa; lo cual resulta muy bueno para esta enfermedad.

Reduce la grasa corporal

Otro de los beneficios del ácido linoleico es que ayuda a reducir la grasa corporal de forma más eficiente. Por tal razón, las personas que sufren de sobrepeso deberían consumir alimentos que contengan este ácido.

Sin embargo, es importante resaltar que por sí solo no otorgará beneficios de inmediato, puede ayudar, pero si no se combina aparte con una rutina de ejercicios, no se obtendrán los resultados deseados; incluso podría presentarse el efecto contrario.

Recomendaciones finales

No cabe duda que el ácido linoleico es un ácido muy beneficioso para la salud de las personas, por lo que consumir alimentos o suplementos que lo contengan es altamente recomendable. Además, es importante resaltar que el organismo no puede sintetizarlo por sí solo, entonces es obligatorio incluirlo en la dieta diaria.

Sin embargo, al igual como ocurre con cualquier otro ácido, es fundamental que su ingesta sea moderada, ya que un exceso del mismo podría traer algunas consecuencias negativas o efectos secundarios en la salud de quien lo consume.